Neumomediastino espontáneo en edad pediátrica

  • Imprimir

Spontaneous Pneumomediastinum in pediatric patient

María Sierra Girón Prieto1, Irene Ibáñez Godoy2
1Médico de familia C.S Pinos Puente
2Pediatra C.S Almanjáyar

DOI: 10.15568/am.2016.798.cd04

Cartas al editor

Ver PDF


Sr. Editor:
El neumomediastino espontáneo (NE) se define como la presencia de aire o gas en el mediastino; primario (espontáneo y sin enfermedad subyacente) o secundario (traumático o en relación a enfermedad de base). Es una enfermedad de escasa incidencia (quizás infraestimada) y en general benigna en la edad infantil pediátrica, causado por aumento del gradiente de presión alveolo-intersticial o la ruptura alveolar y la disección de aire en el mediastino y el hilio (1,2)

Su presentación clínica es variable sin que existan síntomas ni signos patognomónicos para su diagnóstico. Es más frecuente en niños asmáticos, con fibrosis quística o pacientes con infecciones respiratorias aunque puede ocurrir en pacientes que realicen maniobras de Valsalva bruscas incluyendo tos, esfuerzos intensos, vómitos fuertes o sibilancias por primera vez (estas últimas con pocos casos descritos), estados de ansiedad con hiperventilación, traumatismos, consumo de drogas, aspiración de cuerpo extraño, ruptura espontánea de esófago, perforación gástrica, reanimación cardiopulmonar, maniobra de Heimlich o extracción dentaria (3,4,5,6)

Presentamos el caso de un paciente varón de 11 años que consultó en el servicio de Urgencias Extrahospitalarias (UE) por disnea y estridor laríngeo de inicio brusco sin antecedentes personales de interés. La auscultación respiratoria (AR) era normal, no presentaba otros síntomas acompañantes. La saturación de oxígeno era del 90%. Se pautó budesonida inhalada junto prednisolona oral 0.8mg/kg dosis única y se trasladó al hospital de referencia donde objetivaron mejoría del niño tras nuevo aerosol de budesonida. Al alta se encontraba con buen estado general, sin disnea, AR normal y saturación de O2 99%. Quince horas más tarde comenzó de nuevo con sensación disneica y dolor torácico que se irradiaba a hemitórax izquierdo y acudió de nuevo a UE. Tras una anamnesis detallada, el paciente refería ejercicio intenso la tarde anterior. En la exploración presentaba buen estado general con sensación disneica y leve taquipnea. En la AR se apreciaba un buen murmullo vesicular sin ruidos patológicos y una auscultación cardíaca rítmica sin soplos. La exploración de la orofaringe era normal y tenía una saturación del 99%. Destacaba la realización de una inspiración profunda cada 6-7 ciclos respiratorios normales. En el electrocardiograma se observaba un ritmo sinusal a 100 latidos por minuto con bloqueo de rama derecha sin alteraciones de la repolarización compatible con la normalidad según la edad del paciente.

Se decidió nuevo traslado al hospital para realización de pruebas complementarias y valoración con juicio clínico de neumomediastino. En la Radiografía (Rx) de Tórax se apreciaba silueta cardíaca rodeada de pequeño halo aéreo también existente en borde superior de ambos hemidiafragmas compatible con neumomediastino.

Como diagnósticos diferenciales se consideraron: laringitis, crup laríngeo, cuerpo extraño vías aéreas superiores, crisis asmática y neumotórax.

El NE es una patología poco frecuente en pediatría. Clínicamente el síntoma más frecuente es el dolor torácico. Es necesaria una anamnesis y exploración física detalladas ya que en ocasiones puede presentarse como disnea, cervicalgia, hinchazón en el cuello, odinofagía o disfonía, por tanto, una vez que se descartan otras causas y sin enfermedad de base, el dolor torácico y la disnea deben considerarse como posibilidad de NE en el diagnóstico diferencial. (1)

La Rx de tórax confirma el diagnóstico si se realizan la proyección posteroanterior y lateral ya que hasta la mitad de los NE pueden pasar desapercibidos si no se realiza la proyección lateral (1,2). La existencia del signo de Hamman o el enfisema subcutáneo apoya el diagnóstico. En adultos se describe una arritmia cíclica respiratoria (que sí presentaba nuestro paciente). La presencia de recurrencias es escasa.

La evolución del NE es por lo general benigna que requiere de tratamiento de soporte y conservador y en muchos de los casos puede tratarse de forma ambulatoria; la necesidad de ingreso vendrá determinada en gran parte por la causa subyacente en caso de que estuviese presente. Su resolución suele ser espontánea y autolimitada y no suele producir repercusiones respiratorias importantes (1)

Aunque es una entidad poco frecuente en pediatría debe tenerse en cuenta en el diagnóstico diferencial ante cualquier niño con dolor torácico y disnea de instauración aguda.

carta4

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Moure González JD, Muñiz Fontán M, Martinón-Torres F, Trabazo Rodríguez S, Martinón Sánchez JM. Neumomediastino espontáneo primario. Pneuma 2010;6:29-31
  2. Macías Robles MD, García Peliz M, González Franco A, Maniega Cañibano M, García Bear I, García Fernández MT. Neumomediastino espontáneo en Urgencias. Emergencias. 1999;11:438-441
  3. Godoy L, Morilla L, Iramaín V, Pavlicich V. Presentación en la Emergencia de un niño con neumomediastino espontáneo. Pediatr.(Asunción).2011;38:1
  4. Cáceres M, Ali SZ, Braud R. Spontaneous pneumomediastinum: a comparative study and review of the literature. Ann Thorac Surg. 2008;86:962
  5. Bullaro FM, Bartoletti SC. Spontaneous pneumomediastinum in children: a literature review. Pediatr Emerg Care. 2007;23:28-30
  6. Campillo-Soto A, Coll-Salinas A, Soria-Aledo V, Blanco-Barrio A, Flores-Pastor B, Candel-Arenas M, et al. Neumomediastino espontáneo: estudio descriptivo de nuestra experiencia basada en 36 casos. Arch Bronconeumol 2005;41:528-31

María Sierra Girón Prieto
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Actual. Med.
2016; 101: (798): 138-139

Enviado: 06-07-2016
Revisado: 20-08-2016
Aceptado: 22-08-2016